Aunque ya no es una palabra de “moda” seguimos y seguiremos teniendo problemas de acceso al contenido y a las funcionalidades. En el mundo real hacer que un parque o edificio sea accesible depende exclusivamente de los arquitectos y constructores, sin embargo, en el mundo digital, toda persona que crea o publica contenido es responsable de que el mismo pueda ser interpretado independientemente de las capacidades del usuario. Del mismo modo que habitualmente cedemos nuestro asiento en el autobús, ayudamos a cruzar una calle o a leer una etiqueta, en internet podemos crear contenido apropiado para personas con discapacidad cognitiva, física o sensorial. Todo no está en nuestras manos, pero añadiendo información adicional y cuidando la maquetación de la página podemos conseguir un mejor acceso a la información. ¿Qué posibilidades tenemos? Entre otras cosas, podemos describir las fotos para una persona que no ve, transcribir los vídeos, hacer una redacción sencilla o un resumen de lectura fácil, elegir plantillas que se adapten a la pantalla, etc.

Actualmente creamos y publicamos más contenido que nunca, hagamos en la medida de lo posible que sea accesible, si quieres aprender a hacerlo puedes apuntarte al curso Iniciación a la Accesibilidad Digital nos pondremos en la piel de quien no ve, no comprende o no oye. Aprenderemos a hacer que ese contenido sea más fácil para todos.

Con información de Lotura