Claves para escribir una gran historia de amor

Los seres humanos somos emocionales y cualquier libro en el que conecten con alguna de sus emociones va a ser “devorado” en pocos días. A veces sucede que hasta en horas es completado. Porque los lectores no logran despegar los ojos de sus páginas.
El amor es una de nuestras mayores emociones y por eso es que estas historias gustan tanto o es que no seguimos leyendo Romeo y Julieta, incluso en estos tiempos de modernidad en el que en muchas ocasiones las personas parecen haber perdido el romanticismo.

Las historias de la princesa y el príncipe le han dado paso a las de personas comunes y corrientes que atraviesan obstáculos fáciles o complicados, pero trabas al fin y al cabo para poder tener su propia historia de amor. Sin duda todas merecen ser contadas.

Si quiere contar la tuya. Sigue leyendo para que al final puedas tener los elementos necesarios para escribir una gran historia de amor.

Clave 1: Los personajes

Debéis dejar muy en claro desde el principio quiénes son los protagonistas de tu novela. Los que van a vivir su amor por todo lo alto y que van a superar todos los obstáculos que se le presentaréis a lo largo de la historia.

También los antagonistas, los malos, los buenos y por supuesto los cómplices de los protagonistas. Aquellos que los ayudarán a poder cumplir su sueño de siempre estar juntos y vivir eternamente enamorados.
Un buen antagonista puede darle mucha fuerza a una historia. Porque un relato de amor en la que todo sea muy cuento de hadas y nunca haya problemas no suele tener mucho éxito dentro del público. Siempre es necesario que haya un poco de drama.

Clave 2: Buena descripción

No solo en una historia de amor sino en cualquiera deben ser bien descriptivas y que a través de los detalles los lectores puedan haceros imágenes mentales de lo que leen. Es uno de los puntos claves que tienen los buenos textos.

Que la persona se sienta dentro de la novela y se meta tanto en la historia que viva cada una de las escenas como si estuviera presente es muy importante y debéis lograrlo para que tengáis éxito con el público.

Clave 3: Historia creíble

Hay que tratar de que la historia no sea tan fantasiosa (a menos que así esté pensada). Mientras más se ajuste a la realidad será mucho mejor, ya que será más creíble para los lectores que seguro se van a enganchar.

Una historia con muy buenos argumentos. Que esté bien sustentada es una gran manera de atrapar a los lectores que se sentirán como parte del cuento. Mientras más real pueda ser es mejor en el sentido de que el público sentirá que ese relato de amor le puede pasar a él o incluso que le sucedió de forma muy parecida.

Dentro del mundo de las historias de amor sin duda es necesario un conflicto. Una pelea de los protagonistas. Que llegue a ser tan fuerte como para que las personas consideren que lo van a dejar de una vez. Eso siempre engancha, que haya problemas y luego pueda contarse de manera razonable y creíble cómo resolvieron la situación.

Clave 4: Llevar contexto

No siempre las historias son cronológicas. Esta no es la única forma de contar el relato. Llevar un buen ritmo de los tiempos y de contextualizar cada una de las escenas es muy importante para que el público cuente la historia.

Recordar momento de la niñez cuando ya son personas adultas y se encuentran con un paisaje o una situación que lo lleve a recordar sus mejores años de felicidad siempre es importante. Además de explicarle a las personas el porqué de las decisiones que toman. Las razones de sus creencias. Bajo cuáles valores morales fueron criados cada uno de los personajes es muy importante.

Clave 5: Buen esquema

Antes de empezar a escribir una novela de amor debéis realizar un esquema de cada uno de los capítulos que vais a desarrollar. Tiene que haber un principio en el que se empieza a contar la historia. Se dan a conocer los personajes y el papel que van a cumplir a lo largo del relato.

Luego viene el desarrollo en el que se cuenta el trasfondo de la historia. Allí está el gran fruto de la narrativa. Debe ser lo suficientemente buena como para enganchar al lector, que no deje el libro por la mitad. Allí una buena argumentación y un gran ritmo del relato lo será todo.
Y está el desenlace en el que se cuenta el final de la historia. Debéis dejar algo bueno para el final. Con el que el público se impacte más. Que sea de lo que se hable cuando se reúnan los amigos para desmenuzar el libro.

Hay que vivirla

Para los autores de libros que les gusta las historias de amor y quieren adentrarse dentro de este mundo de romanticismo se deben dejar llevar por el momento. Sentir lo que escriben. Como si en algún momento les hubiese pasado a ellos.

O porqué no. Ajustar tu propia historia de amor para que pueda tener éxito. Contar cómo conociste a tu pareja y qué fue lo que tanto te gustó como para pensar que era el indicado. Sin duda el sentir es muy importante. Ya que el sentimiento que le pongas a cada una de las palabras se la vas a transmitir al lector.

No se trata solo de describir muy bien cada una de las escenas. Sino que las personas sientan todo lo que vas contando. El roce, el beso, la pelea y el portazo final que se tiende a dar. Que se estremezcan con los encuentros de amor. Pero sobre todo que los imaginen y que crean que también ellos pueden los protagonistas de una historia de amor.

Con información de FussionEditorial