Escribir una novela en un año

Dicen que no es tiempo de soñar, sino de trabajar en los sueños. Así que compartimos algunos consejos que os pueden ayudar a organizar las tareas durante 12 meses. Este artículo busca orientar a escritores con cierta experiencia. Para profundizar sobre todos estos temas, recomendamos que te apuntes a un curso de novela en alguna de las numerosas escuela de escritura que seguro tienes cerca.

PRIMER MES

Vamos a lo obvio: antes de escribir, hay qué pensar. Es el momento de pensar: ¿sobre qué voy a escribir? ¿Cuál es mi historia? Cojamos una libreta y apuntemos todas aquellas ideas que tengamos. ¿Cuáles son originales? ¿Cuáles me apetece escribir? No nos precipitemos, tenemos todo un mes para pensar, para divagar, para darle la vuelta, para ver todos los caminos y posibilidades que nuestra historia puede ofrecer. Sin darnos cuenta, estaremos construyendo principios, finales, tono, en qué género la englobamos.

SEGUNDO MES

Hemos decidido sobre qué vamos a hablar, pero, ¿tenemos suficiente conocimiento sobre el tema, el tipo de vida que llevan nuestros personajes, sus costumbres los hechos políticos y sociales con los que se contextualizaremos nuestra novela? Es el momento de leer, investigar, etc… para tener herramientas sobre los siguientes pasos seguir. Evidentemente, hay géneros que nos robarán mucho tiempo, como la novela histórica (por lo obvio) o la policíaca (¿Conocemos cómo funciona una comisaria, los procedimientos científicos que se llevan a cabo en una investigación?).


TERCER MES

Si tenemos claro qué queremos contar, el siguiente paso está claro: ¿cómo lo vamos a contar? Aquí entran los narradores. Podemos tener una gran idea, pero si no escogemos el punto de vista adecuado, quizá perderemos tensión, potencia narrativa u originalidad. Así pues, ¿quién va ser nuestro narrador? ¿Será un personaje más o un Dios?

CUARTO MES

Es el mes de los personajes. Debemos pensarlos, describirlos, conocerlos mejor que a nosotros mismos y, si es necesario, someterlos a juicio. Una manera sencilla para este cometido consiste en usar fichas de personajes. Es bueno escribir pequeños relatos con ellos, así empezamos a escribirlos en movimiento, testeamos a las decisiones tomadas.

Centrémonos en los personajes protagonistas, pero no olvidemos a los secundarios. Normalmente, tenemos mucho más claros los primeros que los segundos, pero unos secundarios bien trabajados y definidos pueden conseguir que nuestra novela sea redonda del todo.

QUINTO MES

Es el momento de desarrollar la estructura externa de nuestra novela. Debemos construir la trama, ponerla por escrito y ver si funciona, si nuestra historia necesita más elementos, menos, si debemos buscar más puntos de tensión… Al final, lo óptimo es redactar un resumen de la historia en el orden con el que lo contaremos (depende de la complejidad de la misma puede durar desde 2 páginas hasta las necesarias). Otra manera de desarrollar nuestra historia con mucho más detalle es escribir y definir la estructura de nuestra novela, escena a escena, mediante la elaboración de la escaleta.

Sobre este punto, no es necesario obsesionarse. Al final, hay muchos autores que escriben sin un rumbo concreto. Por ejemplo, en la recopilación de los seminarios que Julio Cortázar hizo en Berkeley en 1980 y recogidos en el libro “Clases de literatura”, podemos ver como el propio Cortázar prefiere dejarse llevar: “Siempre he escrito sin saber demasiado por qué lo hago, movido un poco por el azar, por una serie de casualidades”.

También es un buen mes para empezar a escribir fragmentos al azar. Es bueno agarrar escenas de diferentes partes de la escaleta y escribirlas. Así empezamos a testear todo lo trabajado, a pulir el estilo, a ver como la historia, el tono, el género que hemos decidido con anterioridad…

SEXTO-ONCEAVO MES

Es el momento de escribir. Ya hemos pensado, testeado con relatos, nos hemos documentado, conocemos nuestras tramas, personajes… es el momento de la verdad, el momento de escribir. El trabajo previo puede parecer cansado y largo. Pero, si lo hacemos bien, a partir de este momento, tan sólo tenemos que dejarnos llevar por el mundo que hemos creado y construir nuestro relato.

DOCEAVO MES

Llegan las revisiones. Los más divertido y, a la vez, duro ya está hecho. Es un mes en el que hay que revisar todo lo escrito, acabar de darle coherencia, etc… Recomendamos que hagáis los siguientes ajustes:

Ortográfica
Gramatical y de estilo: ¿se mantiene el mismo estilo durante toda la novela? ¿Ha variado mucho del principio hasta el final? (esas cosas suceden ya que nuestro estilo mejor y evoluciona a medida que escribimos). Es hora de homogeneizar.
Revisemos los personajes, su evolución dentro de la historia, si su habla es coherente dentro del relato y según su clase social y país donde vive.
Revisión de la historia. ¿Es coherente? ¿Han variado puntos con la escritura? ¿Hay que reforzar algún punto? ¿Alguna trama?
¡Felicidades! ¡Ya tienes tu novela escrita! Ahora… ¡tan sólo tienes que publicar!

Con información de Megustaescribir

Tal vez te interese...